Fácil instalación

Descubre Runalytics

Hiperpronación (también conocida simplemente como pronación)

La pronación es un movimiento fisiológico muy complejo que se produce en una articulación situada por debajo del tobillo, la articulación subastragalina.

Dicho movimiento describe una rotación hacia el interior del pie, justo después del contacto inicial que se produce entre el pie y el suelo, durante la carrera.

Cuando caminamos o corremos, la pronación ayuda a suavizar y amortiguar el impacto del contacto inicial, además de ayudar al pie a reconocer el terreno y poder adaptarse a sus irregularidades. Sin la pronación, todo el impacto de cada paso sería transmitido a la parte superior de las piernas y afectaría a la mecánica normal.

El problema surge cuando esta pronación se eleva por encima de sus valores normales, y crea un exceso de movimiento, llamado hiperpronación (leve, moderada y severa), en el que todas estas funciones se pierden, y las estructuras del pie sufren un estrés de tejidos, que deriva en lesiones típicas como fascitis plantar, esguinces, tendinopatías etc. Estadísticamente este problema es muy frecuente y ocurre entre un 70 y un 80% de los corredores habituales.

Actualmente, las zapatillas de running son diseñadas específicamente para los diferentes tipos y grados de pisada. Por tanto, el tipo de pisada y, en este caso, el grado de pronación que tengamos, son factores muy importantes en la elección del calzado. Podemos encontrar calzado para pronación leve y para pronación moderada-severa.

La mejor forma de averiguar cómo es tu pisada es consultar a un experto, que realizará un análisis de pisada y luego te aconsejará las mejores zapatillas de running, atendiendo también a tu nivel de actividad, superficie de entrenamiento/competición y peso corporal.

Visto 3061 veces
Valora este artículo
(4 votos)
Etiquetado como
Más en esta categoría: « Supinación Neutralidad »

Cargando imágenes desde Flickr

Tu carrito